Una lástima

lolorv_14_g10
Era casi de noche. Hubo un amago de abrazo. Recuerdo que pregunté varias veces: ¿qué tal? Creo que era la forma que tenía mi cerebro de decirme que estaba nervioso; o tal vez sólo quería hacerme quedar en ridículo, como tantas otras veces. Nunca fue un tipo de fiar. Por suerte me di cuenta antes de desvelar mi extraña condición y pude seguir pretendiendo ser un hombre, al menos durante un rato. Estoy seguro de que hubo respuesta a mi reiterada inquisición; de hecho la recuerdo. Sigue leyendo